AddThis Social Bookmark Button

El transporte se conecta

Si las ciudades son un organismo, su infraestructura de transporte cumple tanto de sistema circulatorio como de sistema nervioso. Es la red de venas y arterias que transporta oxígeno hasta las células, y la malla de impulsos eléctricos que comunican cada punto. Lo mantienen vivo, interconectado, y alerta sobre lo que ocurre en su interior y su entorno. Los atascos y la saturación son perjudiciales para su salud.

Leer más...

«El problema ahora es que nos falta la mano de obra cualificada»

José A. Martín Pereda. Padre español de la fotónica, participó en la elaboración del primer plan de I+D para España en los 80

Leer más...

«La urgencia actual es descubrir cómo ahorrar energía»

Tomás Palacios Profesor del MIT|  A sus 35 años es uno de los científicos más destacados en el campo de nuevos materiales. Con ellos, la tecnología que ahora se encuentra en móviles y ordenadores podrá saltar a cualquier objeto cotidiano

Leer más...

Cada vez más biotecnología

El gasto en biotecnología aumentó el 148 % en La Rioja entre 2008 y 2012

Leer más...

Ejércitos con mucha ciencia

La I+D+i militar interesa en nuestro país, como demuestra el aumento del 39,5% en los últimos Presupuestos Generales del Estado, hasta los 507 millones de euros. Sin embargo, la mayor aportación a la ciencia en las Fuerzas Armadas se produce desde la sociedad civil, gracias a las docenas de empresas que colaboran con Defensa, investigando sobre nuevos procesos o tecnologías y transfiriendo sus conocimientos.

Pero, ¿cómo funcionan estas empresas? Jesús Marcos Olaya, director de Espacio y Defensa de Tecnalia, lo explica: «Hacemos tecnologías para diferentes aplicaciones y trabajamos mucho con el ‘spin-in’, ‘spin-out’». 

Estos anglicismos representan dos formas de afrontar la innovación. Las ‘spin-in’ son empresas ‘start-up’ integradas dentro de una empresa matriz, y que desarrollan toda clase de tecnologías y productos que están alineados con los objetivos de su mentora, que las absorbe de nuevo (’spin-in’) una vez alcanzan un determinado hito tecnológico. 

Las ‘spin-out’, por su parte, son empresas fundadas aparte y en las que la empresa matriz controla una parte del accionariado, además de aportar a la nueva división personal o equipamiento.

Dentro de este paradigma, Marcos avanza que «los sectores de Seguridad y Defensa son sectores que tiran de tecnologías rompedoras, soluciones tecnológicas muy avanzadas. Por ello, trabajamos desde hace un tiempo en una estrategia de nuevas tecnologías». 

Tecnologías punteras

Los investigadores de Tecnalia trabajan en los ámbitos de los sensores CBRN (de resonancia cuadrupolar nuclear, empleados para detectar explosivos o minas antipersonales), materiales especiales de blindado, plataformas autónomas volantes submarinas o terrestres, sistemas de comunicación remota, equipamientos personales, y finalmente, sistemas de simulación de entrenamiento o toma de decisiones.  Por ejemplo, explica Marco:  «Hemos trabajado, con la EDA (Agencia de Defensa Europea) y con un conjunto de empresas, en una tecnología para sensores y biodosímetros que midan las atmósferas de contaminación con agentes químicos o biológicos, para que lo pueda llevar el soldado a una catástrofe o zona de conflicto». 

De este modo, y aplicando estos avances, un traje de protección NBQ ( Nuclear, Biológica y Química) podría no solo proteger al soldado que lo lleva, sino también detectar antes de adentrarse en una zona si puede haber contaminación de gas mostaza u otros contaminantes biológicos. «Están basados en nanotecnologías, de capas finas y multifuncionales que en Tecnalia hemos desarrollado e integrado», explica el director.

En la industria

Estas mismas tecnologías, apunta Marcos, «se están utilizando ya en la industria química como máscaras de protección». Otro de los proyectos prometedores que están desarrollando en Tecnalia enfocado al ejército está basado en el proceso de fabricación de materiales de blindaje. «Lo que hemos desarrollado  son las tecnologías de  fabricación para carburo de boro, para protección de policías o soldados». El carburo de boro, también llamado diamante negro, es uno de los sólidos más duros y resistentes de la naturaleza, por ello se emplea al fabricar chalecos antibalas o placas para tanques. 

El trabajo  de estos investigadores «hace que el precio de este tipo de productos se abarate a un 50%», dice Marcos, «este desarrollo lo tenemos cualificado, es una solución patentada de Tecnalia, y ahora estamos buscando formas de venderlo a empresas dedicadas a estas actividades».

Universidades

Las universidades y los centros de investigación públicos también llevan a cabo desarrollos de calado militar. Por ejemplo, el CSIC, junto a la UC3M, la UPM y la UAH,  han colaborado en el desarrollo de SARBOT, un proyecto que participó en el último Darpa Robotics Challenge, la competición de robótica más exigente del mundo. Desarrollaron el software que debía dar vida y funcionalidades de alto nivel a un robot humanoide de rescate. 

«Darpa –la agencia de proyectos avanzados del Departamento de Defensa deEEUU– nos daba el software que simulaba el comportamiento del robot. Era como un videojuego», explica Manuel Ferre, investigador en el proyecto, que asegura que si hubiesen pasado un par de rondas de clasificación más,  habrían optado a recibir en España un robot real con el que realizar las pruebas.

El olor a lluvia ya se puede transportar

¡Un trabajo conjunto entre un investigador de la Universidad del País Vasco (UPV/EHU) y el restaurante Azurmendi ha permitido el desarrollo de un sistema capaz de capturar y almacenar olores de la naturaleza, y trasladarlos intactos a cualquier otro lugar.

Leer más...

Los pioneros olvidados del submarino

El riojano Cosme García, Narciso Monturiol e Isaac Peral desafiaron a la ingeniería de su época con el desarrollo de los primeros sumergibles civiles y militares

Leer más...