Portfolio

teresa-rodriguez

Teresa Rodríguez

Fotógrafa de lo cotidiano

(Logroño, 1962)

Situar la cámara a la altura de los ojos como recomendaba el maestro Howard Hawks permite apreciar la diferencia entre mirar y ver. Atrapar la esencia de la fotografía significa reproducir en el tiempo el bucle infinito según el cual lo fugaz se hace eterno y lo inaprensible toma cuerpo. Se llama poesía; la oculta sintaxis dormida en un clic se materializa ante nuestros ojos cada vez que Teresa Rodríguez cierra o abre el obturador, enfoca como un zahorí y dispara.

Dispara y dispara, atraviesa la esencia de lo cotidiano para restarle su aire banal y las imágenes se despliegan en una baraja donde triunfa la huella humana, su ausencia y su presencia.  Sombras, nada más. El envés de la luz, su opuesto y su complementario. La memoria de lo que fue habitado, la nostalgia de lo que será. Sus instantáneas componen una cartografía sentimental y pertenecen por lo tanto al mismo mundo, aunque hayan sido capturadas en una calle de Logroño, un puente de París, un café lisboeta. Porque subliman las mismas escenas que atravesamos cada día sin reparar en que forman parte de un paisaje emocional; sin percibir que la fotografía, como cualquier disciplina artística, es sobre todo un viaje espacial a través de lo invisible.

footer generico larioja.com